Cargando. Por favor espere.


DELTA DEL EBRO

El Parque natural del Delta del Ebro (Parc natural del Delta de l’Ebre, en catalán) se localiza en la desembocadura del Río Ebro, en la provincia de Tarragona, entre las comarcas del Bajo Ebro y del Montsiá, en la parte más meridional de Cataluña. Fue declarado parque natural en agosto de 1983, y ampliado el 1986. Actualmente cuenta con una extensión total de 7.736 hectáreas (3979 hectáreas en el hemidelta derecho y 3757 hectáreas en el hemidelta izquierdo).

El río Ebro, el más caudaloso de la península Ibérica, es el principal responsable de este entorno, aportando los materiales arrancados de su cabecera para depositarlos aquí, en la conjunción con el Mediterráneo. Los sedimentos son por lo tanto, materiales provenientes de los Pirineos, el sistema Ibérico y la Cordillera Cantábrica, lugares de donde nace el río y afluentes de él. La cantidad de materiales sedimentados han creado una superficie de más de 320 km², en la que se han formado numerosos hábitats. La actual forma del Delta es una “flecha” perfectamente dibujada que penetra cerca de 22 km en el mar, creando así el tercer mayor delta del Mediterráneo tras el Delta del Nilo con 24.000 km² y el del Ródano, que abarca una superficie de 500 km².

El delta del Ebro es la zona húmeda más grande de Cataluña y una de las más importantes de Europa occidental detrás del parque regional de la Camarga en Francia y del parque nacional de Doñana en el sur de España.



Actividades en el Delta


Cualquier época del año es buena para realizar una de las actividades más populares en el Delta del Ebro: la observación de aves (o birdwatching). Eso sí, dependiendo de la estación encontraréis más o menos aves y una mayor o menor variedad de especies. Algunas de ellas tienen colonias estables allí, como los vistosos flamencos o las elegantes garcetas, y otras se dejan ver por el Delta únicamente en época estival (garza imperial, garcilla cangrejera…) o invernal (alcatraz, cormorán grande…).

El Parque Natural del Delta del Ebro alberga varias zonas protegidas con acceso restringido de forma total o parcial. Uno de esas áreas es la Punta del Fangar, una península de 400 ha. en el norte del Delta donde habitualmente anidan charranes y gaviotas. Lo más llamativo de este paraje es su aspecto desértico, con sus peculiares dunas móviles extendiéndose a lo largo de 6 km junto al mar.

Uno de los lugares que hay que ver en el Delta del Ebro, sí o sí, es la Playa del Trabucador, una playa de 6 km que se extiende desde el sur de La Tancada hasta la Punta de la Banya, zona de acceso restringido. Esta playa es singular por varios motivos. Para empezar, el mar la baña por el Este y por el Oeste, así que cuando la recorres (se puede acceder en coche y en bicicleta) ves el mar a ambos lados. Y ésa es su segunda particularidad: en algunos puntos es realmente estrecha… unos 50 metros separan sus dos orillas. Pero lo más llamativo a nivel visual es el espectáculo del kitesurf.


http://paradise-ebro.com/wp-content/uploads/2016/05/IMG_0467-Copiar.jpg

Mariscos del Delta


La producción del marisco, mejillones, ostras y almejas, están cultivados y elaborados en la bahías del Fangar i los Alfacs, ubicadas en el Parque Natural del Delta del Ebro y dentro de la zona de la Reserva de la Biosfera.




El Delta del Ebro es la zona de Cataluña con más tradición el la producción de arroces.

Todo gira en torno al arroz en el Delta del Ebro, uno de los tres lugares de España con Denominación de Origen Protegida (D.O.P). Los arrozales, esos enormes campos inundados de agua que se pierden en el horizonte, son los grandes protagonistas del paisaje y han transformado la vida en el Delta del Ebro desde el s.XVII. Especialmente la de los humanos y las aves. Hoy en día, por ejemplo, no hay restaurante en la zona que no ofrezca arroz en su carta.


http://paradise-ebro.com/wp-content/uploads/2016/05/arroz.jpg


Bicicleta

A golpe de pedal, familias y grupos de amigos pueden optar por recorrer en los rincones más salvajes del Parque Natural del Delta del Ebro




Fotografia

El Delta, con sus 321 km2 de superficie, es un verdadero paraíso para el fotógrafo de naturaleza. Las luces, el río, la fauna, en especial las aves, los arrozales…  




Gastronomia

La cocina es rica y variada y aprovecha los abundantes recursos naturales que nos proporciona el Delta  mediante la caza, la pesca y la agricultura.




Alojamiento

La experiencia inolvidable de vivir en medio de la fauna y naturaleza , que te permiten nuestras casas para disfrutar de unas agradables vacaciones rodeadas en familia.